La máquina da "erro"
Algunas veces se tienen que resolver problemas por teléfono, y es entonces cuando los informáticos pierden años de vida por los nervios que pasan.

Recuerdo una vez con una máquina que tenía instalada en Murcia. Era un almacén de aluminio y se le había presentado un pequeño problema fácilmente solucionable con una o dos instrucciones.

No recuerdo exactamente cuales eran pero sería muy parecida a esta.

copy pepe* to archivo/pepe*

Que en el lenguaje de entonces significaba “copia todos los documentos que empiecen por pepe en el directorio archivo”. Como se ve era algo muy, pero que muy, simple.

El muchacho introdujo la frase tal como se la dicté y de inmediato me dijo.

-Da “erró”.

Cuando te dicen eso es cuando la sangre empieza poco a poco a calentarse.

-Veamos Fulano -dije- repíteme, por favor, lo que tú has escrito.

-Te digo -contestó muy complaciente- “copy pepe asterisco to archivo barra pepe asterisco”. Pero da otra vez “erro”.

Un par de grados más de calentura.

-¡Pero si no puede ser Fulano! Mira, vamos a hacer una cosa, repítemelo palabra a palabra.

-Venga, te digo. La "copy" -con y griega, le digo- sí, "pepe", asterisco... y así fue desgranando todas las partes de la instrucción.

-Pues está bien, ¡No las pondrás en mayúscula?

-No, y da “erró”.

Nueva subida de temperatura y me veía ya tomando el camino de Murcia por una tontería como aquella.

-Vamos a hacer un último intento. Te voy a decir yo la frase letra a letra. Atiende bien. La c que está en la línea de abajo al lado de la x y la v. La o que está en la línea de letras arriba al lado de la i y la p. Y con cada letra el muchacho me iba diciendo “si, si, está bien”. Pero llegamos al asterisco (entonces estaba encima del cuatro). El asterisco, que está encima del cuatro y sale al pulsar la mayúscula y el cuatro.

-¡Ah! -exclamó- yo pongo una a una s una t una e una r..

En este punto, después de ver que el muchacho no entendía lo que era un asterisco y pensaba que era una instrucción, por poco me desmayo.

Pero por fin funcionó la copia.

La máquina ¿cableada?
Yo no llegué a vender máquinas cableadas, pero sí que las conocí. Y sobre estas máquinas tengo que contaros una anécdota..

Las máquinas cableadas no soportaban el programa en la memoria de la máquina. El programa era creado conectando una serie de parámetros, como las tabulaciones, cálculos básicos etc en unas placas internas de la carcasa, con unos cables eléctricos..

Rego, nuestro director, me llamó para que estuviera presente en una demostración que había apalabrado con un posible cliente y quería que yo viera cómo la hacía el y fuera aprendiendo..

El cliente llegó junto con su asesor fiscal que nos indicó estaba muy versado en computadoras..

A las primeras palabras de este hombre estaba claro que le interesaba que su cliente comprara otra computadora que, con toda seguridad, le tenía reservada una suculenta comisión..

No se hablaban dos palabras sobre nuestra máquina que él no los transformara en graves problemas. Pero no había tenido en cuenta que se enfrentaba con un verdadero gigante como era Guillermo Rego..

Cada vez que él ponía un inconveniente nuestro director, no sólamente se lo solucionaba, también, y de la manera más delicada demostraba la total incompetencia del asesor sinvergüenza. Pero todavía no se había llegado al final. Cuando ya no tenía más argumentos para esgrimir en contra nuestra, sacó su artillería pesada..

-Usted está intentando vendernos una máquina obsoleta. Sus ordenadores están todavía funcionando con programas cableados. Es lo primero que usted debía de haberle dicho a mi amigo..

-¿Pero qué dice usted, hombre? ¡nuestras máquinas cableadas! -Naturalmente que sí. Esta máquina es todavía de programación cableada..

Guillermo Rego, con toda la parsimonia, entró en el taller de los técnicos y volvió con un destornillador y empezó a quitar todos los tornillos del chasis dejando a la máquina con todas las tarjetas del hardware al descubierto. Cuando terminó miró fijamente al idiota del asesor y le dijo..

-Por favor, señor Fulano, ¿quiere enseñarnos a nosotros dónde están los cables?.

El hombrecillo comenzó a dar vueltas alrededor de la máquina y cuando ya no sabía por donde pegar, se agachó y levantando el cable de alimentación eléctrica de la máquina al enchufe de la pared exclamó nervioso..

-Mírelo, aquí esta, ¡ve como si que es una máquina cableada!.

El cliente se quedó blanco al ver el ridículo que estaba haciendo el humillado asesor sinvergüenza. Miró al director y le dijo..

-Señor Rego, lo espero mañana por la mañana en mi despacho. Traiga el contrato de compra..


¿Que es la "tontuna-line" en Mesxicotet?

Es el momento exacto en el que una reivindicación justa, pasa a dejar de serlo porque se traspasan sus límites con ampliaciones estúpidas que contaminan todo lo que antes se había conseguido.

#FumantChu