Artículos e historias

Personajes malditos
Erzsébet Báthory La condesa sangrienta

Erzsébet (Isabel, en castellano) Báthory nace en 1560 en Byrbathor, una ciudad de la región de Transilvania, en Hungría. Era sobrina de Istvan Báthory, príncipe de Transilvania y rey de Polonia y por lo tanto, practicamente intocable.

A los 15 años la casaron con Ferenc Nadasdy que se pasó casi toda la vida batallando contra los otomanos. Es de destacar que Isabel era familia de Blad el empalador, luego conocido como Drácula.

La angelita era sádica por naturaleza, las misivas intercambiadas con su marido en la guerra no brillaban por sus frases de amor, intercambiaban sugerencias de como martirizar a los criados y cada uno aportaba sus ideas con el fin de hacerlas lo más sádicas posible.

Tuvieron varios hijos, de las pocas veces que el marido descansaba del continuo batallar, y que no intervienen para nada en la historia.

En 1604 muere el marido y esto da entrada a toda la maldad psicópata que Isabel llevaba. Tiró del castillo a todos los parientes de su esposo muerto y junto con una bruja llamada Darbula, comenzó a practicar la magia negra cuyo principal fin era el mantenerse hermosa.

A partir de este momento las atrocidades cometidas por la condesa son inenarrables. Al castigar con el azote a una criada le pareció que donde le caia una gota de sangre su piel se tornaba más fina y tersa. La locura llegó al extremo de mandar degollar a niñas que eran raptadas en los campos, poniendolas dentro de un recipiente con agujeros debajo por donde caia la sangre que le servía de ducha a nuestra gentil condesita.

Miembros arrancados, bebida de la sangre, cabezas cortadas y colgadas como trofeos, etc... era el dia a dia de sus macabras aficiones junto con su querida Darbula.

Las víctimas eran elegidas entre los siervos del castillo, pero al morir Darbula, la condesa dejó de discriminar entre siervos y nobles y llegó a raptar a jovenes de buena familia con lo que las quejas llegaron a la corte.

El rey Matyas ordenó investigar el caso al conde Thurzo, que entró en el castillo y quedó horrorizado de lo que veia, y es de resaltar que en aquella sangrienta época y en aquellas regiones todavía más sagrientas, tuvo que ver escenas increibles.

Fué juzgada y sus actos se demostraron tan sádicos que no tuvieron más remedio que condenarla a cadena perpetua. Fué metida en un calabozo al que se le tapió la puerta dejando solamente un pequeño agujero por donde le metían la comida. Murió el 21 de agosto de 1614 sin entender el porqué se la había condenado.

Como curiosidad mostramos una momia conservada en Segovia en un museo de los horrores y que dicen pertenecer a la apuesta condesita. (Lo dudamos).


IndiceOtra historia



Ahora sería un programa de TV.

Peleas de frailes

El dia 26 de septiembre de 1627 Los frailes de San Agustín tocaron a fuego por el revuelo que tenían entre ellos en el convento.

Hubo bastonazos, puñaladas, pedradas y rompieron la puerta de la celda del prior que tuvo que huir por la huerta.


Otra pelea famosa, aunque no en territorio valenciano, fué la que dio lugar a la frase hecha “Se armó la de Dios es Cristo”.

Esta frase hecha proviene de los primeros días del cristianismo, antes del edicto de Milán de 313.

La frase hecha armarse la de Dios es Cristo según un gran número de autores proviene de las controversias y violentos enfrentamientos surgidos durante el primer concilio de Nicea, donde se discutía la doble naturaleza, humana y divina, de Jesucristo.

Para los católicos decir Hijo de Dios, es hablar realmente de Dios Padre, pero para el heresiarca griego Arrio el Hijo sólo posee una divinidad secundaria. Es decir, para ellos el Hijo de Dios no es realmente un Dios eterno, infinito y todopoderoso.

También existe la controversia entre los trinitarios que creían en un dios trino, y los arianos, que creían que Jesús no era parte de una trinidad divina sino que era el Hijo de Dios, pero no Dios mismo.

Entre estos dos grupos habían grandes enfrentamientos violentos y cada vez que se enfrentaban la gente decía. “ya se armó la de Dios es Cristo”.



Recomendar: Un libro

400 recetas valencianas

La mayoría de recetas han sido enviadas por personas que quisieron ampliar la web con las mejores de su comarca o su población.

Por este motivo fueron puestas tal y como fueron enviadas por las personas que las redactaron. Pensamos que, de este modo serían más auténticas.

Así pues, este recetario no está confeccionado por cocineros que pueden añadir tocino o cebolla a una paella Valenciana. Todas son de las confeccionadas en sus casas, restaurantes típicos, o por grupos de amigos recordando una buena “picaeta” delante de una cerveza fría y cerrando la “charrá” con una “misteleta alicantina”.

Un recetario de estas características si pusiéramos fotografías en color de los platos, resultaría excesivamente caro y en blanco y negro no tienen ninguna utilidad. Queremos que sea lo más económico para que esté al alcance de todo el mundo. Algunos ingredientes son desconocidos fuera de Valencia o, aun teniéndolos, no los reconocen por el nombre que tienen en nuestra tierra. Los ingredientes en negrita tienen aclaraciones al final y los marcados con (*) en su misma receta.


Lea en cualquier lugar y momento nuestras historias y artículos gratuitos escaneando el codigo QR