Anecdotas de un comercial

No todo el mundo puede ser comercial

Si tuviéramos que elegir un trabajo en el que se requiere don de gentes, educación, conocimientos y mucha mano izquierda, sin lugar a dudas elegiríamos el de comercial.

Has de conocer tu producto y el de la competencia, has de saber de psicología para conocer al cliente por sus gestos más que por sus palabras. Has de conocer el límite al que puedes llevar una conversación y qué es lo que le gustaría al cliente y qué es lo que, de verdad, necesita.

Demasiadas cosas. Para hacerlo bien, muchas personas no valen.

En las clases ventas que se nos impartían en Madrid, había tanto de psicología como de ventas en sí. Aparte, naturalmente, de conocimiento de nuestras máquinas y las de la competencia.

Normalmente eran cursos de quince días, en los cuales por la mañana eran las clases de ventas y por las tardes se hacía demostraciones de las máquinas o de la manera de presentarlas.

Las personas somos de muchas maneras distintas y hay de ellas que su propia estupidez las hace reaccionar intentando demostrar que son más listas, más guapas o sencillamente más cursis.

Así era uno de los comerciales de Barcelona.

Ya lo demostraba en las comidas que hacíamos en grupo en las que todos pedían cosas muy normales y él era siempre lo más sofisticado de la carta.

Una de las cosas que hacíamos para estar preparados para cualquier situación, era la de estar todos en una mesa y uno de nosotros era elegido como vendedor. Los otros era unos compradores muy duros.

Cuando se exponía la máquina empezaban las pegas..."su máquina me han dicho que se estropea mucho", "mi amigo de Cajas Pelaez dice que el servicio técnico es malo", etc.

Naturalmente el vendedor tenia que rebatir todo y si eran cosas que surgían con asiduidad, entre todos se buscaban las mejores respuestas.

Había que tener mucho aguante y conocer qué se hacía para que aprendiéramos, pero algunos demasiado sofisticados no podían aguantarlo o se veía que no podían dar la talla.

Y esto le pasó al tal Guardino de Barcelona que a los 15 segundos se lanzó a llorar como una magdalena y dándose la vuelta salió repitiendo...¡Es que venís a por mi!

¡Claro Guardino, claro! De eso se trata, de aprender a hacerle frente a situaciones adversas y extrañas. ¡No es sencillo ser un buen comercial, amigo mio!

www.comarcarural.com



Hablemos de...
El enemigo necesario 2/2

¿Qué sería en la actualidad de Cataluña sin su odiada España? Ella es la culpable de todo, seamos independientes y esto será un país en el que manará leche de las fuentes, solo lloverá cuando sea necesario y el estado nos pagará un sueldo mientras bailamos sardanas.

¡Venga ya! Al pueblo no le interesa económicamente de ninguna de las maneras. Solo ganan los políticos que serían cabeza de ratón en lugar de cola de león y la historia los ensalzaría como creadores del Imperio Catalán. ¡No me vengáis con cuentos! Por mi, que cada uno sea lo que le de la gana, pero no mintáis. ¡No me vendáis la cabra que ya es muy vieja y no da leche! No me separéis hombres y mujeres, ¡somos personas! No me digáis violencia MACHISTA, ¡Es violencia! Lo estáis haciendo tan bien que cada año hay más mujeres muertas. ¿Acaso somos más violentos cada año o es que lo estáis haciendo mal? ¿Solo los hombres tenemos la culpa?

¿A que extremo ha llegado una afición que ve como normal que se gasten miles de millones contratando a zoquetes que solo saben dar patadas a un balón y que a cualquiera con dos dedos de frente le importa un rábano que entre o no entre en una portería? ¿No sería mejor dedicarlos a personas con conocimientos para curar enfermedades o en que nuestros hijos tuvieran buenas universidades? No, porque ese universitario será inteligente y pedirá explicaciones a los políticos y los hinchas solo irán a gritar sus frustraciones al campo de futbol y en su trabajo comentarán los bien que jugó Pichirrin y no que nos están colando varias veces el mismo impuesto.

Si sois de izquierdas, dejar por favor muertos a los muertos. Dejar de odiar a fantasmas y no os fieis de los salvapatrias. Y si sois de derechas juzgar a las personas por lo que hacen y no por el partido o sus discursos.

Cuando nadie lleve una etiqueta colgada que nos defina y solamente se nos reconozca por nuestros hechos y no por nuestros discursos, cuando no nos pasemos la vida diciendo lo malo que es el contrario y los comentarios del lunes sean sobre las posibles soluciones a los problemas futuros, entonces, solo entonces, quizás podamos llamarnos "homo sapiens" y no "capullus integralis".