Anecdotas de un comercial

Una clase de Inglés

El Inglés es totalmente necesario en el mundo de los negocios. Con el Español y el Inglés puedes ir a todas las partes del mundo. Nuestro idioma está subiendo a mayor rapidez que el inglés pero no para la parte comercial, aquí, el Inglés es insustituible.

Así pues yo me apunte a unas clases para ampliar mis conocimientos del Inglés y me fueron muy bien y conocí a amigos que me han durado toda la vida.

Y en estas clases vino una chica inglesa que lo que quería era perfeccionar el Español. Nos funcionaba de maravilla porque hablábamos los dos idiomas y ya no era simplemente lo que el profesor preguntaba, eran conversaciones reales.

En un momento salió a la conversación la riqueza de los idiomas. La muchacha decía que el Inglés tenía muchas más palabras porque ella no encontraba algunas en Español, por ejemplo el hueco de la chimenea donde se ponen las maderas para hacer el fuego.. Le dijimos que si que existe y que normalmente se llama “hogar”, que es la misma palabra con que definimos nuestra casa.

De aquí la conversación siguió por varios derroteros hasta que la muchacha nos dijo.

-Yo no entiendo porque decís que aquí en España no tenéis libertad para decir lo que queréis. Anoche mismo vi una obra de teatro que ese nombre no lo hubieran dejado poner en mi país.

-¿Cual? -le preguntamos.

-El alcalde se la menea -respondió y nos dejó con la boca abierta.

Cuando empezamos a reír nos miró extrañada y nosotros le aclaramos.

-Entendiste mal, no es “el alcalde se la menea” es “el alcalde de Zalamea”.

Juro que no es un chiste, es la verdad más absoluta y mi amigo Ramón Montalbán lo puede confirmar.

www.comarcarural.com



Hablemos de...
Cine...¿cómico?
Estoy bloqueado. Veo la enorme incultura y las reacciones tan extrañas de la gente joven, y no tan joven, y no lo puedo entender. Es como degeneración de una civilización moribunda. Ya se que no todos son así, ni mucho menos, y estos pocos serán los que, en un futuro, comenzarán un nuevo renacimiento y, si los dejan, volverán a crear una humanidad de personas fuertes, cultas e inteligentes.

Yo lo veo en cosas tan simples como estas.

Hoy cine cómico: Yo siempre he entendido este cine como una crítica constructiva y que, con gracia, mostraba las tonterías, y no tan tonterías que podemos hacer a lo largo de nuestra vida. Eran los detalles, aunque fuera de manera chusca, lo que nos hacía reír, algo tan simple como poner un personaje azúcar en el café y cuando lleva 10 cucharadas lo prueba, lógicamente todos esperamos que se de cuenta de la gran cantidad, que beba y lo tire, pero no, hace una mueca extraña y dice: ¡Uff!, le falta azúcar. Hará más o menos gracia en unas personas o en otras y también dependerá del estado de ánimo de la persona, pero a lo mejor, no se refería a el azúcar de su café, cada uno que piense lo que quiera.

Lamentablemente en este momento y en este país, no sabemos hacer series como "Big bang theory" o similares, lo único que a una gran parte de la población hace gracia son actores corriendo, chillando, haciendo caras extrañas, cayéndose o con la consabida tarta de nata en la cara. Cosas fáciles para mentes que se quedaron en los 8 años de edad.