Coronacion Virgen de los Desamparados


Coronacion Virgen de los Desamparados


Valenciano

La patria valenciana
s´ampara baix ton mant,
¡Oh, Verge Sobirana
de terres de Llevant".
La terra llevantina reviu en ta Capella
el fervorós homenatje de pur i ver amor.
puix sou la nostra Regina i vostra imatge bella
pareix qu´está envoltada de mágic resplandor.
La rosa perfumada, la mística assutzena,
lo seu verger formaren als peus de ton altar.
i fervorós en elles, lo valenciá t´ofrena
la devoció mes santa que es puga professar.
En terres valencianes
la fe per Vos no mor
i vostra Imatge Santa
portem sempre en lo cor.
Salve, Regina del cel i la terra;
Salve, Verge dels Desamparats;
Salve, sempre adorada Patrona;
Salve, Mare del bons valencians

Español

La patria Valenciana
se ampara bajo tu manto
¡Oh Virgen soberana
de tierras de Levante!"
La tierra Levantina revive en tu capilla
al fervoroso homenaje de puro y verdadero amor.
pues sois nuestra Reyna y vuestra
imagen bella parece que está
rodeada de mágico resplandor.
La rosa perfumada, la mística azucena
su vergel formaron a los pies de tu altar
y fervoroso en ellas, el valenciano
te ofrenda la devoción mas santa
que se pueda profesar.
En tierras Valencianas
La fé por Vos no muere
y Vuestra imagen Santa llevamos
siempre en el corazón.
Salve, Reyna del cielo y la tierra
Salve, Virgen de los Desamparados
Salve, siempre adorada patrona
Salve, Madre de los buenos Valencianos


Nuestro himno

Según la Ley 8/1984, de 4 de Diciembre, la Comunidad Autónoma de Valencia cuenta con su propio himno.
Su origen se remonta a la Exposición Regional celebrada en el año 1.909. El himno oficial para esa exposición, fue refrendado por los Alcaldes de Alicante, Castellón y Valencia, en el año 1.925, y hoy es el himno oficial de la Comunidad Valenciana.
La letra es del autor Maximiliano Thous Orts, y la música fue compuesta por el maestro José Serrano Simeón.

Publicaciones

El barrio de Jesús.
Es la historia real de la familia del autor que comienza con la muerte de su padre, en 1950, al ser confundidos por la guardia civil con Maquis, cuando ellos solo pretendian pasar a Francia a trabajar.
Retrocede al 1935 y cuenta con historias acaecidas a su familia, y a él mismo a partir de 1948, los días amargo y alegres de aquel periodo. Sin color político y demostrando que los buenos no eran tan buenos y los malos tampoco eran tan malos.
Para más información pulse en el libro