Comarca Rural
Lectura: Un pliegue en el tiempo

Rincon rural - acuarela
La Encina

Está claro por que vienen aquí, quieren averiguar si Ismael lleva algún localizador. Quieren hacerlo en un medio totalmente libre de ondas V. No se fían ya de nada ni de nadie, algo les ha de haber ocurrido aparte del episodio del mar.

Si Uri, nosotros también hemos de llevar mucho cuidado y hemos de proteger el tesoro que llevamos con nosotros – dijo la anciana - Ismael puede reaccionar y echar a perder lo que llevamos esperando más de 1000 años.

Martes 28 de octubre del 2014

Supongo que en este sitio estarás debidamente escondido de la gente que quiere matarte – dijo Alex a Luis.

Nos encontramos en La Encina, pequeño conjunto de casas que hace algunos años fue apeadero de los trenes que hacían el recorrido Alicante / Villena y actualmente es una pedanía de Villena en la comarca del Alt Vinalopó de Alicante.

Buscando un lugar seguro para que Luis pudiera estar seguro y tranquilo, Alex propuso el que estuviera los días que hicieran falta en este pequeño lugar que actualmente solo cuenta con poco más de 150 habitantes y que era propiedad de unos tios que vivían en Barcelona y que prácticamente nunca visitaban su propiedad teniéndola Alex por propia y tal sería puesto que ya muchas veces le habían propuesto dársela cuando el quisiera.

No habían querido ir todos a dejar a Luis por miedo a ser seguidos, pero una vez estuvieran seguros de nos ser vigilados avisarían a Luis por medio de un mensaje sms que mandarían encriptado y remitido a un grupo de más de 300 personas para que no se supiera a cual de todos estaba verdaderamente destinado. Los amigos no quería correr ningún riesgo por lo que le habían comprado un ordenador portátil a Luis. Junto con el le incluyeron El Señor de los Anillos de Tolkien que le serviría, aparte de la televisión, para entretenerse unos días y era el método que habían decidido para poder mandarle mensajes a los que el no debía contestar.

El método era sencillo y muy seguro. Los mensajes no serían nunca largos, simplemente una línea en la que podrían decir “Iremos el jueves”. Este mensaje sería codificado del siguiente modo 145/267-476/23-680/20. El primer número era la página del libro, el segundo la palabra. Al margen y con el fin de asegurarlo más, ya que pensaban que los enemigos podían contar con métodos inimaginables, algunas palabra, como el día de la semana correspondía a palabras claves y el jueves era Frodo, el lunes Bilbo, el martes Pipin... etc...

Con la despensa bien provista dejamos a Luis en la casona de La Encina y a Alex regresando a Valencia para despegar en un vuelo comercial hacia Roma.

Si no conozco una cosa, la investigaré.
Louis Pasteur

Un pliegue en el tiempo

Esta web utiliza cookies para mejorar su navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.