Comarca Rural
Lectura: Un pliegue en el tiempo

Las cuevas de San José
Las cuevas de San José

28 de octubre del 2014

La Vall D’uixo es un pueblo de Castellón que, entre sus muchos encantos, cuenta con unas grutas extraordinarias llamadas de San José.

Estas grutas pueden ser recorridas, en parte, en barca y se les ha añadido instalación eléctrica que realzan todavía más el encanto de las cuevas.

Las cercanías de las cuevas cuentan con varios restaurantes y en el mes de octubre todavía hay días que apetecen estar en una mesita al calor del sol.

En una de ellas se encontraba tres hombres y dos mujeres. No parecían tener mucho de que hablar porque se limitaban a observar todos los alrededores sin decirse una sola palabra. Los hombres eran dos jóvenes y corpulentos y otro menudo y entrado en carnes, aparentaba tener un mínimo de 50 años. Las mujeres también eran muy dispares, una de ellas mayor de setenta años, alta y delgada y la otra, apenas una niña, debía de tener no más de quince.

Que estaban nerviosas las personas de más edad, era un hecho ya que sus manos no dejaban de moverse por la mesa, llevándose el vaso a los labios que apenas rozaban o cambiándose de postura cada segundo.

De repente, el hombre mayor se encaró con la anciana y le dijo.

- Te dije que este no era un buen sitio, conoces los problemas que hay con las corrientes subterráneas de aguas, provocan distorsiones en los localizadores y estas son mucho más profundas y ramificadas de lo que han descubierto todavía. No se si podremos descubrirlos.

- Sabes – dijo la anciana – que no hemos podido prever otro sitio donde puedan reunirse. Han cambiado mucho de lugar y si no es por el informador que nos pudo decir que hoy se encontrarían aquí no sabríamos nada.

- Lo se, discúlpame, estoy nervioso pero es preciso que los veamos. Sabes que es cuestión de vida o muerte pues si no terminamos nuestra misión ...

En este momento calló el hombre al ver que dos coches se detenían en el aparcamiento y de ellos descendían Luis y Joan de uno y Pat y Helen del otro.

Los dos hombre jóvenes dirigieron sus manos a unas pistolas que ocultaban bajo sus chaquetas pero el hombre mayor extendió su mano parándolos al tiempo que les decía.

- ¡Aquí no idiotas!, ¿queréis estropearlo todo?.

El progreso tecnológico sólo nos ha provisto de medios más eficientes para ir hacia atrás.
Aldous Huxley

Un pliegue en el tiempo

Esta web utiliza cookies para mejorar su navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.