Historias del barrio


Calle de Jesús: El comunicado


Septiembre 1950

El comunicado reposaba encima de la mesa camilla. Escueto, ajeno al dolor que había causado.

«Les comunicamos que Francisco Oltra Paricio ha muerto de hemorragias internas y ha sido enterrado en el cementerio de Santa María de Marles».

Josefina, su mujer, derrumbada en una silla sollozaba con la cabeza entre sus manos intentando inútilmente contener las lágrimas que le brotaban desde lo más profundo de su alma. Sus dos hijas, que apenas comenzaban la adolescencia, se abrazaban a su madre compartiendo el dolor mientras en un rincón, Paquito, el más pequeño de los hijos, miraba la escena con ojos de inocencia. Con apenas dos años no podía entender nada.
A continuación unos pequeños párrafos sacados del libro. Se acompañan con alguna fotografía de la época, siempre relativa a la acción descrita.

Historias del barrio

Mi calle de Jesús
Lo que aquí se cuenta forma parte de la Historia personal de una familia lejos de la que escriben unos y otros en función de sus propios intereses políticos. En "Historias del barrio" sólo se relata lo vivido por el autor y su familia sin ningún otro interés de adoctrinamiento político.

Ramón Mir Muñoz

Calle de Jesús
Es lamentable que la gente, no conozca la historia. Y lo que le llega está distorsionado y se transforma, por intereses políticos en una historia de buenos y malos. Si eres de un color eres poco menos que la Madre Teresa de Calcuta y si eres de otro solo te falta el rabo y los cuernos. Aparte de esto, la historia se termina en las “grandes” noticias. Los políticos, padres de la patria, son los que han conseguido lo poco o mucho que tenemos. Todo esto es mentira. Casi todos los políticos, siempre han actuado por sus intereses personales y, ahora si, lo poco o mucho que tenemos lo hemos hecho nosotros, el pueblo. La verdadera historia, la real, la escribimos nosotros y la de cualquier familia es tan importante como la de Viriato o Isabel la Católica. Nosotros animaríamos a que no se perdieran estas historias, son muy importantes. Escribirlas, contarlas, que no olviden futuras generaciones lo que luchó tu padre por su familia o que murió tu abuelo sin conocer el mar. Eso si, ha de ser la verdad. Y si no te atreves, ponte en contacto con nosotros, cuéntanos tu historia y te ayudaremos en lo que podamos. ¡Que no se pierda la realidad diaria de las familias!